HOY OS PRESENTO A QUIEN ELIGE MIS VIAJES

Singapur nunca estuvo como posible candidato para ganarse un puesto en las vacaciones del año. No veía que encajara en ninguna ruta y tampoco era un país que me hubiera llamado mucho la atención.

Hace años tuve la suerte de trabajar con un armador singapurense (aunque no lo parezca mi pasado laboral pertenece casi en exclusiva al gremio marítimo) y uno de sus ingenieros me resumió el país con tres frases: humedad a niveles estratosféricos, país impoluto donde los haya y si tiras un chicle a la acera, multa que te llevas. Después de haberlo visitado confirmo que no exageró ni lo más mínimo.

Debo confesar que mis viajes en los últimos años se han caracterizado por haberlos elegido Iberia. Adoro profundamente el aeropuerto de La Parra (Jerez de la Frontera para más información) del cual os hablaré algún día de ese amor infinito. Es tan cuco, tan pequeño, tan manejable a la vez que adorable, que como os podréis imaginar el número de vuelos que tiene es mínimo.

Salir de La Parra implica que tengas hacer escala en Madrid sí o sí y también implica que el precio del vuelo se incremente más de lo deseado. Por eso me he convertido en una experta rastreator de ofertas de Iberia. Y son ellas las que deciden a donde me voy cada año para desconectar del mundo (dicho en el sentido más figurado porque mi oficina ambulante que es mi teléfono es como el seven eleven, nunca cierra). El facturar directamente desde La Parra hasta el destino final no tiene precio y el no tener que hacer noche en Madrid para combinar vuelos mucho más.

Y esta vez también fue Iberia la que eligió Singapur y no pudo ser más acertado el destino. Desde allí nos movimos hacia Hong Kong y Maldivas y por supuesto disfrutamos mucho de Singapur.

Me pasó lo mismo con Vietnam. Asia no me atraía lo mas mínimo y Vietnam mucho menos pero como yo soy poco delicada a la hora de viajar (a mí donde me lleves y si es cuanto más lejos mejor, soy feliz) no puse ningún inconveniente cuando Vietnam fue el elegido para el súper viaje del año. Era mi primera vez en Asia y os puedo asegurar que ha sido uno de los países más bonitos que he visitado y uno de los mejores viajes que he hecho. Lo recuerdo con infinito cariño pero centrémonos en Singapur.

Como me enamoró así sin quererlo, sin pensarlo, sin pretenderlo. Ya se ha quedado para siempre en la lista de mis lugares favoritos a los que volver una y otra vez. Me encanta el asfalto y las ciudades grandes y aunque Singapur es un país pequeño, tiene mucho que ofrecer.

Tiene lo mejor de Europa y Estados Unidos concentrado en Asia. Me recuerda a Nueva York pero en ordenado y limpio. Algunos rincones también podrían pasar por una calle de Bervely Hills y sus aceras más limpias que una patena, son dignas de estudio. Tiene muy bien aprovechado hasta el último metro cuadrado de superficie para ofrecer ocio y diversión. Y todo está estudiado para hacer la vida más fácil a sus habitantes y turistas porque hablar del metro de Singapur es hablar a otros niveles, juega en otra liga que se han inventado ellos. Pero una de las mejores cosas que tiene este pequeño país es como conviven diferentes razas, religiones y culturas. Como se respetan y como son un ejemplo a seguir.

Sólo fueron 7 días y digo sólo porque me quedaron lugares por visitar y cosas que hacer. Y al igual que algún día espero volver a Singapur, también os volveré a hablar sobre este pequeño gran país en breve. Porque Singapur bien merece no uno ni dos artículos sino todos los que se tercien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*