HOLIFROG

Las ranas tienen una piel fina. Es suave y permeable que absorbe todo a su alrededor. Como resultado, no pueden vivir en un ambiente tóxico. Los científicos incluso las estudian para monitorear los niveles de polución.

Nuestra piel es más gruesa que la de las ranas pero vivimos en un ambiente más tóxico, lleno de radicales libres, mala calidad del aire y mucho estrés. Incluso las pieles más gruesas necesitan un cuidado especial.

Cuando lavamos nuestra cara, los poros son los más dilatados y permeables, como los de una rana. Una buena limpieza es un paso fundamental e indispensable para tener buena salud y que el resto de tratamientos que vayamos a aplicar después sean efectivos.

Holifrog nos presenta una colección de limpiadoras específicas para cada tipo de piel.